domingo, 3 de agosto de 2008

RELATO FANTÁSTICO

Es impresionante ver cómo la vista panorámica de Pazos es rodeada de sembríos de papas y el bosque de piedras. Lo más curioso es una de las piedras que se encuentra ubicada al final del distrito de Pazos, “Jatun ja-ja” (piedra grande) banco de los demonios.

Así la denominaban los pobladores antiguos. Es un relato que toda la gente de Pazos siempre recuerda. No se sabe cómo ni cuando surgió, solo que de generación en generación va quedando este relato un tanto fantasioso pero muy atractivo.

Durante el Incanato, los viajeros descansaban en un lugar llamado Shuyo ja-ja, donde había una cueva. Ahí los caminantes dormían pero antes hacían un pago especial de oro y plata, para quedarse a dormir sin ningún problema.

Esta cueva cuidaba muy celosamente las reliquias que dejaban los viajeros. Pero sucedió un día que cayó un rayo muy fuerte y la cueva fue afectada destruyéndose toda la peña, y como existía una inmensa cantidad de oro, plata y cobre que eran cuidadas por unas culebras de colores que brillaban con el reflejo del sol, luego todo apareció completamente expuesto.

Después de lo sucedido, aquella misma noche, los demonios llevaron sus cosas a Jatun Ja-Ja, peña que se encontraba frente a Shuyo Ja-Ja. Las culebras se convirtieron en personas y llevaron todas sus cosas muy apresuradamente para que la gente no las vea, y así no roben sus riquezas.

Desde ese día estas peñas se comunican de noche, y los demonios van y vienen de ambos lugares.
Un día una pastora que iba cuidando a sus animales al lado de la peña, mientras entonaba algunos cánticos del Santiago, ve que se abre la puerta de la cueva; sin dudarlo la pastora ingresó encontrándose con toda una ciudad llena de riquezas, con un palacio hermoso.

Un mayordomo fue el que la recibió y la condujo hacia el castillo donde se encontraba el rey. A su ingresó el rey exclamó estas palabras de bienvenida: “¡Ud. es pura e inocente!, por eso la dejamos entrar a nuestra ciudad”.

Sin embargo, resulta que la pastora estaba desesperada por salir de este lugar donde se encontraba con sus animales y dijo: “¡Me quiero ir, mis animales ya deben estar haciendo daño a las papas!”, pero, el Rey no quiso soltarla porque quería que ella fuese su esposa. La pastora se negó y le rey le dijo: “Si te quedas tendrás todo, si te vas lo perderás todo, incluso a tus animales”.

Fue más el susto de la pastora que salió corriendo echando gritos, quedando su imagen grabada en una piedra. Por ello, en los meses de junio y julio, desde las cercanías, a eso de las 6 de la tarde la gente comenta que se escuchan unos ruidos de música de Santiago, cantados por una mujer que además lo acompañan sonidos de la tinya y el jungor, y son acompañados además con algunos guapeos, característicos de este baile [del Santiago].

También esta historia ha dejado una indicación del tiempo sobre la agricultura. Se dice que el primero de agosto, si cae una nubosidad encima de la piedra será un buen año para la cosecha, y que en todo el año habrá abundancia de alimento para toda la población.

NOTA: En la foto se aprecia la imagen grabada de la pastora que escapó de la cueva.

Artículo de Elena Romero y Smith Castro. Recopilación del año de 1993 basada en una entrevista al ex alcalde don Benancio Gutierrez Romero (+). Publicado el 29 de enero de 2007 en el sitio web de ERTIC con el título "Dos peñas que se comunican".