viernes, 12 de septiembre de 2008

PARROQUIA DE SAN PEDRO DE PAMPAS TAYACAJA (segunda parte)

MANIFESTACIONES RELIGIOSAS

Templo de la jurisdicción parroquial
Con el paso de los siglos, se edificaron iglesias y “capillas” a imitación de los templos coloniales, nacieron fundamentalmente por exigencias del culto o como testimonio de fe. Ellos son muestra de la cristianización de sus gentes, del amor Jesucristo, a la Santísima Madre, la Virgen María, y a los santos.

En toda la jurisdicción parroquial, las capillas construidas posteriormente a la colonia superan las 120. Fueron construidas por los propios hacendados o por las autoridades y comuneros, que es el caso de la gran mayoría de las capillas edificadas.

Denominamos capillas a aquellas cuyos tejados, actualmente están cubiertos de calamina, de tejas de arcilla o de cemento, con muros habitualmente o mayoritariamente, de tapial o de adobe, recubiertos con yeso o cemento al menos en la parte frontal.

Las capillas poseen varias imágenes, según las advocaciones propias de cada comunidad. Siempre hay una cruz o varias, con diferentes advocaciones: Santa Cruz de Purhuay, Santa Cruz de Pamuri. Los comuneros construyeron la mesa del altar, unos pequeños retablos de yeso o cemento. Los cielos rasos y techumbres están cubiertos con carrizos y con yeso “quincha”. La gran mayoría de estas capillas carecen de bancas y campanas. La ornamentación y objetos de culto son escasos. Por el contrario, las cruces y las imágenes de la Virgen del Perpetuo Socorro son suficientes.

La arquitectura de estas capillas resulta, en la gran mayoría, la excepción de algunas del valle, rudimentaria, sencilla y elemental, al haber sido construidas por artesanos de la comunidad. El espacio interior, de casi todos, no supera los cien metros cuadrados, con una altura de 4 a 6 metros. Merecen destacarse por la proporción de la estructura arquitectónica, por los materiales empleados y por el buen acabado, las capillas de Ahuaycha, Acraquia, Purhuay, María Auxiliadora de Chalampampa, Daniel Hernández, Pampa Blanca, Atocc, Santa María, Allpahuasi, Santa Rosa, Pamuri y Dos de Mayo, ubicadas todas ellas en el valle de Pampas.


Vida Sacramental
No quiero concluir sin antes hablar de la vida sacramental puesto que en todo intento sobre la historia y vida de una parroquia, por mas sencilla que esta sea, se debe tratar el tema.

En el archivo de la parroquia de San Pedro de Pampas, se conservan los libros sacramentales desde inicios del siglo XVIII.

Realizamos la siguiente exposición sirviéndonos exclusivamente de aquellos conservados en los archivos de la parroquia de Pampas.

a.- Bautismo
Los libros parroquiales más cuidados junto con los de matrimonio, son los de bautismo, puesto que los sacerdotes fueron celosos a la hora de dejar constancia de sus actos.

Del análisis de estos, se aprecia que el número de bautismos aumentó con el transcurso del tiempo. Ciertamente existen años en que las cifras se disparan considerablemente con respecto a las anteriores en la misma década. La razón es muy sencilla: es por las misiones populares o por las salidas más frecuentes a recorrer las viceparróquias.

La administración se realizó fundamentalmente en los domingos, las fiestas populares y de grandes concentraciones. La edad de los bautizados osciló desde los pocos días de nacido hasta varios años. La administración normalmente fue masiva, excepto en los casos de emergencia que se realizó al instante y con las rúbricas mas elementales. Actuaron como ministros ordinarios los párrocos y en épocas de misiones, los misioneros, tanto obispos como sacerdotes.

b.- Confirmación
No existe un libro específico para anotar los confirmados hasta comienzos del siglo XX.

Administraron el sacramento de la confirmación los obispos de Ayacucho y de Huancavelica, monseñor Fidel Olivas Escudero, monseñor Alberto Dettman Aragón, Carlos María Jurgens Byrne, monseñor Florencio Coronado Romaní y monseñor William Dermott Molloy Mc Demon. También la administraron algunos sacerdotes delegados de los obispos.

La mayoría de los obispos confirmaron en la iglesia matriz de Pampas. A excepción de monseñor Florencio Coronado Romaní, quien confirmó en casi todas las viceparróquias.

Los sujetos receptores de este sacramento fueron desde los niños de pecho hasta los adultos. Desconocemos cual fue en cada momento la preparación próxima o remota para la recepción, aprovechando, eso si, la presencia del obispo en visita pastoral o misión popular.


Estado espiritual de las almas
Acerca del estado espiritual de la parroquia, no existe libro alguno que los describa. No obstante, hay algunas referencias tangenciales sobre la recepción del sacramento de la comunión y penitencia con ocasión de las misiones populares, así como existen algunas notas en los libros de actas de las asociaciones piadosas, por ejemplo, la cofradía de Nuestra Señora de las Nieves, organizaba el sacramento de la unción para los enfermos y los ancianos. También queda constancia documental como, a mediados del siglo XX, proliferaron las sectas protestantes.

En los últimos quince años la atención espiritual en la parroquia de Pampas ha ido ascendiendo poco a poco, cuyos frutos son ocho seminaristas mayores; uno de ellos recibió la ordenación sacerdotal en el año 2000; doce chicas en distintas congregaciones de vida contemplativa y activa; grupos juveniles y de adultos; un gran numero de acólitos, que son la cantera de las vocaciones sacerdotales, y recientemente se cuenta también con miembros voluntarios de Cáritas parroquial.

A pesar de todo, por lo agreste de la geografía y porque la mies de estas tierras es tan espesa, la atención espiritual no es suficiente, pues faltan segadores en el campo del Señor.

Artículo: “Parroquia San Pedro de Pampas Tayacaja”
De: Flores Flores, Roosvelt
En: “La evangelización en Huancavelica”
Autor: Polo Rubio, Juan (Ed, 2003)

Imágenes:
Iglesia San Pedro de Pampas
Capilla de Purhuay
Capilla María Auxiliadora de Chalampampa