miércoles, 1 de julio de 2009

REFRIEGA EN PAMPAS


REFRIEGA EN PAMPAS TAYACAJA

Finalizando el año 1882 el ejército chileno apuraba la marcha, pues tenía a la columna ligera “Cáceres” pisándoles los talones. Maltrecho y frustrado es sorprendido en la estrecha entrada al valle de Pampas por fuerzas guerrilleras, las que se habían apostado en todo lo alto de la garganta, arrojando galgas (rocas grandes), que causaron bajas al enemigo.

Del pueblo de Pampas los chilenos se dirigieron hacia Huancayo, siendo nuevamente atacados por las guerrillas de Pazos, Acostambo, que les dieron los últimos golpes arteros antes de su ingreso a Huancayo a donde llegaron los expedicionarios chilenos maltrechos, muchos de ellos descalzos, en su fuga precipitada que terminó en una vergonzosa retirada gracias a la indoblegable acción de los guerrilleros de Huanta, Acobamba, Huancavelica y Tayacaja.

Para terminar debe señalarse que esta última aventura chilena en suelo patrio, nos debe hacer pensar que si este pueblo anónimo hubiera sido convenientemente armado, o por lo menos hubiera tenido en sus manos, los miles de fusiles que se arrojaron por el desconcierto y la defección en Arequipa, la historia de esta patria humillada hubiera sido otra.

No se debe olvidar tampoco, que el ejercito chileno se encontraba al borde de la desesperación, y que éste fuese el ejercito que nos impusiera un pasado tan denigrante.

Veamos como terminó la campaña de Urriola en boca del tantas veces citado corresponsal de El Mercurio de Valparaiso:

“Así concluyó la expedición de Ayacucho, habiendo salido la división de esa ciudad (Huancayo) con ojotas, atravesando todo el camino hasta Jauja donde nos dieron botas”

Autor: Tulio Carrasco
En: Cronología de Huancavelica
Volumen I, Páginas 343 – 344