domingo, 2 de febrero de 2014

RECURSOS HIDRICOS EN EL VALLE DE PAMPAS




El agua es un bien tan importante para la vida y la actividad productiva de la humanidad, no obstante ello en los últimos tiempos venimos experimentando que su disponibilidad se torna cada vez mas insuficiente, expresado no solo en que numerosas localidades del mundo sino también del país, confrontan situaciones de severo estrés hídrico, como consecuencia de la desaparición de importantes fuentes de agua, la sobre explotación y el mal uso de este vital elemento;  sostienen expertos en el tema  que… el agua dulce será un recurso cada vez más escaso y a diferencia del petróleo, no cuenta con sustitutos. Quien la controle, controlará la economía universal y la vida del planeta.

Sombrío panorama que si bien todavía no muestra niveles críticos en el VALLE DE PAMPAS como en otras latitudes del mundo y el país, dicho panorama nos induce a dirigir la mirada hacia nuestro valle, que ciertamente no esta exento de que las consecuencias del calentamiento global sumado al cambio climático se manifiesten originando entre otras anomalías, dificultades para disponer de agua, mas aun cuando venimos constatando que importantes fuentes de agua han desaparecido irreversiblemente, siendo el mas notorio la desaparición del emblemático  VALIANA PUQUIO,  entre otros manantiales a lo largo del valle.

Es precisamente la razón por la que nos hemos permitido realizar un somero ensayo respecto del sistema OPAMAYO, sobre la base de datos tomados de una dependencia oficial de la región, precisando que aun así su contenido no representa un ensayo completo-acabado; en cambio si pretende orientar a la población a reflexionar sobre la importancia del agua para la vida, por tanto generar una cultura de protección y amigabilidad con el medio ambiente.

En ese orden de ideas diremos que es de dominio general que el río Opamayo recorre el valle de Pampas de principio a fin, nace en el extremo suroeste, donde se forma por la unión de los riachuelos   Tutauya y San Juan de Pillo, en cuya convergencia se ha construido un reservorio, donde prácticamente tiene su inicio el primaveral valle de Pampas y a su vez la unión de los mencionados riachuelos  dan origen al legendario Opamayo que en su serpenteante y colorido recorrido tiene como afluentes por la margen izquierda el riachuelo Ataura y el riachuelo Uysus, mientras que por la margen derecha sus afluentes son los riachuelos de Colca, Viñas y Atocc, para terminar en el poblado de la Colpa y continuar su curso recibiendo aguas de otros tributarios hasta su desembocadura en el río Mantaro.

Para una mejor comprensión de la disponibilidad de recursos hídricos superficiales del valle de Pampas, hemos elaborado el cuadro siguiente en el que se puede observar las descargas de los riachuelos que alimentan al Opamayo,  descargas promedio en litros por segundo, registradas en épocas de lluvias (enero – abril) y épocas de estiaje (mayo- diciembre), tal como podrán apreciar seguidamente.

RIO OPAMAYO Y SUS TRIBUTARIOS


RIACHUELO
AFORO (en litros por segundo)

MINIMO
MAXIMO
MARGEN IZQUIERDA

  • Tutauya
40
500
  • Ataura
20
80
  • Uysus
50
650

MARGEN DERECHA

  • San Juan
50
550
  • Colca
40
200
  • Viñas
35
500
  • Atocc
40
550
         Fuente: Agencia Agraria Pampas
         Elaboración propia

Cabe señalar que los riachuelos señalados tienen régimen irregular y torrentoso, con caudales que relativamente reportan adecuada disponibilidad todavía. Sin embargo, la tendencia de las descargas hídricas son cada vez más escasas e irregulares lo que en el tiempo podría derivar en escasez crítica comprometiendo seriamente la disponibilidad no solo de aguas subterráneas sino de fuentes superficiales con alarmantes resultados para la vida de las futuras generaciones de nuestro querido valle. Por ello, sin el menor ánimo de causar sobresaltos a priori, solo con el sano afán de sensibilizar a la población, resaltamos algunas conclusiones puntuales que sobre el agua han señalado los más connotados estudiosos del tema,  tales como:

Actualmente más mil millones de personas confrontan dificultades para acceder al agua potable. En los próximos 25 años dos de cada tres personas sufrirán serias dificultades para proveerse del agua necesaria.

Según estimaciones de la Organización de Naciones Unidas-ONU, una persona debe disponer de 50 litros de agua al día, en Estados Unidos el promedio de consumo diario por persona es de 250 a 300 litros, en tanto que un habitante promedio de Somalia apenas obtiene 9 litros de agua por día.

La sobre-explotación de ríos, arroyos y acuíferos, disminuye la disponibilidad de agua del planeta y compromete el desarrollo futuro de muchas sociedades humanas.

El agua no potable o en malas condiciones, es un vehiculo de trasmisión de enfermedades como: Hepatitis, Cólera, Encefalitis, Malaria, Dengue, Diarreas, Dengue hemorrágico, etc.

Más de 5 personas mueren anualmente por causa de enfermedades asociadas a la ingestión de agua de mala calidad y como si fuera poco cada 8 segundos muere un niño por beber agua contaminada.

En África, 1 de cada 2 habitantes sufre alguna enfermedad por consumir agua insalubre, contaminada.

En America Latina episodios de diarrea acaba con la vida de 18 millones de personas / año (la mayoría son niños). 

America del Sur por suerte dispone de abundantes recursos que deben ser protegidos ambientalmente y como parte de nuestro patrimonio, porque significan una fuente de desarrollo actual y futura.

Finalmente, para cerrar la nota respecto de este importante recurso natural, hemos incluido un poema que se relaciona con el tema tratado, el que sin duda lo sabrán apreciar.

                                               Yo soy un río
                                               voy bajando por
                                                las piedras anchas
                                               voy bajando
                                               por las rocas duras
                                               por el sendero
                                               dibujado por
                                               el viento

                                               Hay árboles a mi
                                               alrededor sombreados
                                               por la lluvia

                                               Me deslizo
                                               suavemente por los
                                               valles fértiles

                                               Doy de beber miles de veces
                                               al ganado, a la gente dócil

                                               Llegará la hora
                                               en que
                                               tendré que
                                               desembocar en los
                                               océanos.
                                               JAVIER HERAUD (1960)


Artículo: El valle de Pampas y sus recursos hídricos
Autor: Magno Gutiérrez Enríquez (Colaborador de Saposaqta)
gutierrezmagno@gmail.com
Fotografía de portada: Jacky Gonzales