viernes, 6 de marzo de 2015

GUARDIA URBANA EN PAMPAS 1931



FORMACIÓN DE LA GUARDIA  URBANA

En todo lugar y en todo tiempo la seguridad ciudadana ha sido y es, asunto de primerísima prioridad en la agenda política de los gobernantes; sin embargo, en situaciones de grave inseguridad, el pueblo ha sabido tomar las medidas correspondientes, a fin de garantizar la vida y tranquilidad de los vecinos.

Los domicilios  y negocios en Pampas Tayacaja allá por el año 1931 mostraban en líneas generales un desarrollo de paz y tranquilidad. Una rápida mirada al panorama de la ciudad nos muestra el siguiente cuadro:

 Antonio Muñoz (Bolognesi 210), Benigna M. Vda. de Sánchez (Grau 429), Balbina R. Vda. de Tapia ( Grau 410), Carlos M. Zúñiga (Bolognesi 204), Daniel Chávez (Tienda Bolognesi 212), Eduardo Durán (Bolognesi 122), Ernesto Victoria (Sucre 303), Francisco Pineda (Lima 104), Fabia C. Vda. de Valenzuela (Bolívar 117), Federico Tovar (Sucre 213), Grimaldo Tovar (Moore 106), Grimanesa Victoria ( Olaya 104), Juan Belledonne (Bolívar 221),  Juana Paula Vda. De Bolaños (Sucre 115).

Igualmente, Josefa Monge (San Martín  203), Maximiliano Monge (Colón 104), Mariano Cárdenas (Miller 104), María Rodríguez (Grau 309), Rosa Via y Rada (Bolognesi 218), Rodolfo Rodríguez , (Bolognesi 143), Silvio Talavera (Sucre 309), Teodosio Lazo (Bolognesi 314),  Victoria Vda. de Ospina (Plaza 83), Virginia A. Vda de Avila (San Martin 225), entre otros notables ciudadanos.

Esta tranquilidad, en diciembre del mismo año (1931), se vería alterada por la ausencia de la Guarnición de la  Guardia Civil que por orden superior había sido retirada de Pampas a Huancayo, causando así preocupación en la ciudad.  Por ello, los vecinos decidieron realizar una reunión de emergencia en el Despacho de la Subprefectura a cargo de José Valega.

Efectivamente, el día 4 de diciembre, los señores Elías García, Godofredo Arce Mavila, Marciano Monge, Aurelio Soldevilla, Jesús Ospina Díaz,  Hipólito Martínez Ruiz, Saleh Kahatt, Juan Belledonne, Juan Latoure y Genaro Lazo intercambiaron ideas respecto a la inseguridad del momento y la forma de velar del orden público y la seguridad de sus respetivos intereses, decidiéndose la formación de la Guardia Urbana.

Se comprometió  la activa participación de los artesanos, tres licenciados que llegarían ese día (propuesto por el señor Arce).  Por unanimidad don Hipólito Martínez fue  elegido Sub Jefe de la Guardia Urbana, en tanto que  los Licenciados harían guardia de Cárcel  bajo el comando del alférez Manuel Laguna. Asimismo, se acordó  oficiar al Capitán Jefe Militar Provincial a fin de que ponga a disposición de la Subprefectura el armamento y las municiones perteneciente a los Movilizables y al Club de Tiro.

Es pertinente señalar que los todos los asistentes estuvieron de acuerdo en apoyar a la Guardia Urbana en todo lo relacionado a sus necesidades de operación.

Todos los acuerdos fueron anotados en el Libro de Actas que existe a cargo del señor Carlos L. Vera de Piñeyro  Secretario de la  Subprefectura de la provincia de Tayacaja.

De este modo se pudo superar la ausencia de la dotación de la Guardia Civil en nuestra ciudad, que demostró así, en momentos difíciles, la cohesión característica a nuestro pueblo ancestral y siempre joven.

Carlos Zúñiga Segura
Colaborador Exclusivo de Saposaqta