viernes, 20 de febrero de 2015

LA CAPILLA MARIA AUXILIADORA DE PAMPAS




COLOCACIÓN  DE LA PRIMERA PIEDRA DE LA CAPILLA “MARIA  AUXILIADORA”

Los tayacajinos residentes en distintas ciudades del país y el extranjero, vivimos momentos de intenso fervor religioso, especialmente puestas de manifiesto en el fervor y la devoción por la Virgen Purísima patrona de Pampas. Festividades en la misma ciudad capital de la Provincia, en Lima, Callao, Pucallpa y Huancayo son demostraciones de la fe permanente, que permite asimismo, lazos de  confraternidad, amistad, con la consiguiente participación de ideas en torno al progreso de la tierra donde nacimos.

En ese entendimiento, consideramos preciso dar a conocer las fechas y circunstancias en el proceso de edificación de nuestros templos, para afianzar así nuestra fe. Por ello, hoy, en la tribuna de Saposaqta,  tratamos el tema de la colocación de la primera piedra de la capilla María Auxiliadora, que se levanta en el barrio tradicional de Chalampampa.

Sucede que la Iglesia Matriz “San Pedro” había sufrido grave deterioro en los muros y el techo, y por lo tanto no podía oficiarse ninguna ceremonia religiosa; por ello, se decidió la construcción de la histórica capilla de Chalampampa.

Fue en  los primeros días de julio de 1926 en una emotiva ceremonia con participación en los discursos del Reverendo Padre Fr. Miguel Torre delegado del Obispo Diocesano, el doctor Celso S. Abad Arana en representación del Presidente de la República Augusto B. Leguía, la Vicepresidenta de la Asociación Católica de Señoras Raquel García de Quijada, cuando se colocó la primera piedra en el solar ubicado entre los jirones Grau y La Mar.

Entre los asistentes se encontraban las autoridades, vale decir, el señor Alcalde, Subprefecto, Diputado Regional, Juez de Primera Instancia y distinguidas damas, vecinos y alumnos de las escuelas de la localidad.

La señora Raquel García de Quijada manifestó en su discurso “En este acto que es de comunión espiritual intensa y de saludables trascendencias, sentís seguramente en lo más íntimo del alma el dolor que ofrece el Templo de Dios en esta ciudad, que precisa repararlo para que sus muros sagrados, convertidos en soberbia fábrica moderna, perpetúen al excelso Dios de las Misericordias.

Para que este propósito, que es nuestra incesante aspiración, sea una realidad, el deber de afianzarlo nos mueve, gracias al óbolo público y al esfuerzo de todos los que luchan al amparo de la égida sacrosanta de la Religión, a  erigir una Capilla bajo la advocación de María Auxiliadora, que ha motivado esta actuación solemne por su significación espiritual.”

Desde entonces, el paisaje espiritual de la provincia cobró renovados matices de fervor y entusiasmo, nacidos desde lo más profundo del ser, de modo tal que podamos afirmar que Tayacaja no es solo una provincia, es un sentimiento.

Carlos Zúñiga Segura
Colaborador exclusivo de Saposaqta