jueves, 13 de noviembre de 2014

CENTENARIO DE SERGIO QUIJADA JARA



El 5 de octubre de 1914 en el fundo Magdalena de la comprensión del distrito de Acostambo en la provincia de Tayacaja nace Sergio Quijada Jara. Su primera obra  Suspiros del silencio aparece en 1939, Reliquias de madre (prosa lírica) en 1941 y ese mismo año publica la novela Deshojando la rosa. 

En 1942 obtiene una distinción en los Juegos Florales  de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos con uno de sus libros más representativos Estampas Huancavelicanas.

Había anunciado la publicación de la novela Los pongos y el cuento La tragedia de Apanjoraicha que no las publicó, motivado fundamentalmente por sus trabajos de investigación del folklore como son leyendas, tradiciones, costumbres, canciones y fiestas, correspondientes al departamento de Huancavelica y Huancayo lugar de su residencia habitual.

Sergio Quijada Jara nos ha legado libros que con verdadera luz para el conocimiento del folklore peruano y esto sustenta su permanente vigencia, pues, ha sabido sentir y captar la vida de la comunidad y desde ese espíritu abierto escribir con la honda palpitación de la existencia humana.

El 28 de marzo de 1957 Quijada Jara publica Canciones del ganado y pastores con  el valioso prólogo del sabio francés Paul Rivet quien señala que este libro integrado por 200 cantos en quechua y su correspondiente traducción es “sin la menor duda, una contribución de valor excepcional y no sólo para los estudios folklóricos, sino también para la lingüística”.

A las palabras de Rivet se unen las valoraciones de Ralph Steele Boggs fundador de la Sociedad Folklore of the Americas, Augusto Malaret filólogo portorriqueño, el italiano Paolo Tosel y el notable estudioso del folklore Félix Coluccio de la Argentina.

En 1959 publicamos en Ediciones Capulí Kantuta flor nacional del Perú, estudio minucioso y documentado de esta bella flor que realiza Sergio Quijada Jara, quien en la década del 60 sugiere a su amigo el acuñador y diseñador  de  monedas Armando Pareja plasmar la cantuta en las monedas de 25, 10 y 5 centavos, que todos conocemos.

Importancia y técnica del folklore y la contribución del indígena (l946), La coca en las costumbres indígenas (1950), Lenguaje del trago (1965), Las aves en la tradición popular (1970),y  Taita Shanti (1974) son alguno de los títulos publicados, además de sus numerosas colaboraciones en diarios y revistas de la capital de la República, el interior del país y el extranjero.

La vigencia y florecimiento permanente del patrimonio folklórico expresa nítidamente el pulso cotidiano de una colectividad. Danzas, canciones, costumbres y tradiciones asumen el rol propiciador de presentarnos dentro de este concepto, la aptitud vital de hombres y mujeres en establecer una comunicación venturosa.

En esa perspectiva, el itinerario vital de Sergio Quijada Jara constituye un trascendente testimonio de su amor por lo nuestro, de su pasión en asumir la vocación de recopilar y dar a conocer todas esas expresiones del colectivo andino; por ello, en gratitud a su aporte, una calle en Pampas capital de la provincia lleva su nombre y su recuerdo permanece inalterable en  la memoria y el corazón de todos los que lo conocimos y a cien años de su nacimiento, valoramos su obra consagrada a la vigencia de nuestra identidad, capaz como lo es, de permitirnos establecer  una comunicación venturosa con el tiempo y la vida.

Carlos Zúñiga Segura
Colaborador exclusivo de Saposaqta