lunes, 30 de septiembre de 2013

PRODUCCION LITERARIA EN PAMPAS


Pampas Tayacaja, no solo representa un panorama  de singular  belleza paisajística, apreciado por propios y extraños, sino que por tradición es el lugar donde  la producción literaria en sus diferentes facetas desde siempre se mantiene presente, de sus entrañas surgieron hombres y mujeres que en el transcurrir del tiempo destacan nítidamente en diversos aspectos culturales de la vida cotidiana, no solo en los cardinales de su influencia, sino trascendiendo la esfera nacional.

Con exponentes como Daniel Hernández Morillo, artista indiscutiblemente consagrado a nivel mundial, Sergio Quijada Jara, Antonio Muñoz Monge, Carlos Zúñiga Segura, Horacio Monge Pineda, Hernán Canales Acevedo, Miguel Ángel Alarcón León, Leopoldo Pacheco Orellana, entre otros,  cuyos trabajos  respecto de las tradiciones, realidad económica,  social, cultural, canto y arte, son desarrollados de manera seria y verídica, con espléndido estilo, pero a la vez dotándolos magistralmente de pasión y colorido.

En ese sentido, resulta estimulante la aparición de una nueva obra literaria bajo la denominación “MEMORIAS DE PAMPAS”, que incrementa la existencia de ensayos biográficos de las frondosas experiencias vividas en el terruño, escrita con una inquietante expresión narrativa,  por su autora  GliceriaAcevedo Zorrilla, quien como toda noble educadora y pampina de corazón, hace gala de una energía contagiante y una férrea voluntad capaz de mover montañas, para poner de manifiesto la enorme importancia no solo de escribir e interiorizar en la colectividad los sentimientos del bien hacer.

Por el contrario, si bien la obra esta circunscrita a la mundología de una familia en específico, no deja de conducirnos al redescubrimiento de la vida de tiempos pasados en Pampas y lugares aledaños, donde las tradiciones y las cuitas familias eran el denominador común en la población de aquellos parajes.

Entonces del libro “Memorias de Pampas” podemos rescatar  la importancia de revalorar tradiciones, gratitud, respeto, vivencias (en el aún ignorado mundo rural), perseverancia, solidaridad; pero también como una referencia para desterrar viejas taras como el despotismo, machismo y principalmente para confinar la indiferencia por asumir pro activamente comportamientos, aptitudes, principios y valores que deben proyectarse a la colectividad, pero principalmente hacia la juventud, como medio de despertarlos del cómodo conformismo perversamente promocionado por los asfixiantes mensajes del nefasto consumismo de nuestros días, que solo alimenta individualismo, violencia, egoísmo, banalidad, mediocridad,  trivialidades e incitación a la idolatría de simulados ídolos, que interesada y burdamente oferta el llamado mundo globalizado.

MAGNO GUTIERREZ ENRIQUEZ
Colaborador de SAPOSAQTA