lunes, 16 de abril de 2012

HOTEL VILLA AZUL


Entre los años 1943 y 1945 el sabio Santiago Antúnez de Mayolo realizó la exploración del río Mantaro, viajando por carretera de Huancayo a Colcabamba. De esta localidad utilizaba un caballo para dirigirse a la hacienda Villa Azul a cuyas espaldas descubrió que el río formaba “una gran curva en el fondo de un gran embudo de granito de más de mil metros de altura, admirable para la ubicación de una gran Central de Fuerza que denominamos Pongor”.

En el marco de los proyectos estructurados por el sabio, se encuentra la edificación del Hotel Villa Azul, según documento mecanografiado y fechado en Miraflores, 11 de marzo de 1966.

“El Hotel de Villa azul por construirse se unirá con la cumbre del macizo del fondo 330 metros más de altura sobre Villa Azul mediante un funicular que se ve sobre el Hotel. En el término de tal funicular en la parte alta del macizo se construirá un local llamado Mirador para contemplación de la caída de agua y surtidores artificiales del codo Pongor de la izquierda, y la Central Eléctrica del Mantaro a la derecha con su desagüe sobre el río Colcabamba. (…) Frente a la actual Casa-Hacienda de Villa Azul que ocupará el Hotel a 300 metros de distancia hay un montículo de alrededor de 60 m. de altura sobre la meseta, en cuya cumbre se instalaría después en bulto el monumento de las Vírgenes del Sol en adoración a la salida del Sol tras el macizo sobre Villa Azul.

De tal monumento con piscina adelante y surtidores de agua, descendería un camino en zigzag a la planicie con planchas de bronce sobre pilastras de trecho en trecho relatando la aventura amorosa del dios Viracocha con la princesa Cavillanca y sumergimiento de esta con su hijo en el mar convirtiéndose en la isla e islote de Pachacámac, tal camino terminaría en el caso de Villa Azul que formaría llenando de agua una depresión natural y rodeándola con palmeras para natación de los turistas. (…) Sobre la fila alta de los surtidores artificiales se plantarían diversas variedades de plantas trepadoras y variadas flores perforando pozos rellenos con tierra en la falda de la montaña. Otro tanto a la vuelta sobre Villa Azul y delante del edificio del Mirador con terrazas para bailes, piscina y palmeras al borde. El conjunto iluminado con luces de colores sería algo fantástico y único en el mundo por su belleza, mas imponente que los famosos jardines colgantes de Babilonia”.

Como sabemos la Central Hidroeléctrica lleva el nombre del Ingeniero Santiago Antúnez de Mayolo por decisión del Congreso, con fecha 24 de abril de 1967.

Carlos Zúñiga Segura
Colaborador exclusivo de Saposaqta