miércoles, 6 de mayo de 2009

EL PERÚ PROFUNDO DE TEÓFILO HINOSTROZA


En febrero de este año, se publicó en Huancayo ‘El Perú profundo de Teófilo Hinostroza’, libro elaborado por Servais Thissen, fotógrafo belga radicado en Perú desde hace 40 años. En esta publicación se busca rescatar del olvido al gran fotógrafo peruano Teófilo Hinostroza (1914-1991), quien dedicó su vida, a promover la cultura, captando imágenes de ese "Perú profundo" que tanto amaba. Apasionado por el arte de la fotografía abre su propio estudio en 1937 en Huancayo. Desfilaron por su lente personajes folclóricos, festividades religiosas, entre muchas otras. A Hinostroza le interesaban las imágenes "del Perú profundo".

EL CHAMBI DEL CENTRO
Teófilo Hinostroza nació en Colcabamba (Tayacaja) en 1914. En los años 30 fue aprendiz del estudio del fotógrafo Fortunato Pecho. Después empezó a viajar por toda la sierra central y captó imágenes costumbristas, paisajes y faenas campesinas. "Dicen que es el Chambi del centro y comparto esa idea. Tiene un gran valor antropológico, muy buen manejo de la composición, del encuadre, sentido de la estética y conocimiento del lenguaje. Es un buen complemento de Chambi, quien solo recorrió el sur del Perú", comenta Servais. Por increíble que parezca Teófilo Hinostroza no figura en ningún registro de fotografía del Perú.

"Hinostroza fue muy amigo de José María Arguedas y su objetivo fue captar la riqueza del Perú profundo. Si bien tomó fotografías hasta entrados los años 80, no hay ninguna imagen que revele violencia terrorista. Tampoco encontramos en su vasto archivo imágenes miserables. Él se propuso rescatar el aspecto positivo y la belleza", culmina Servais Thissen, curador de la exposición de 34 fotografías que revelan que la historia de la fotografía en el Perú está por descubrirse. (Exposición llevada a cabo en mayo del 2007).

Teófilo Hinostroza murió en 1991. No solo fue un incansable fotógrafo y viajero. Fue también un gran músico y compositor. Comenzó a tocar la quena a los 5 años, obtuvo diversos premios y asumió la dirección de instituciones culturales, como el Departamento de Música de la Casa de la Cultura de Huancayo. Integró la Escuela Nacional de Música e incluso la BBC grabó parte de su repertorio. Pero además filmó documentales en 16 mm, material que hasta hoy, salvo uno, sigue inédito.

Más de Hinostroza en SAPOSAQTA: http://saposaqta.blogspot.com/2008/02/teofilo-honostroza-1914-1991.html

**************************************

Para saber más de Teófilo Hinostroza, a continuación transcribimos un artículo publicado recientemente por Liliana Cisneros.


El legado fotográfico de Teófilo Hinostroza
“Hace unos años, visité la casa de Zoila Hinostroza, quién me habló de la obra de su padre Teófilo, cuyas fotografías pude admirar en las paredes de la vivienda, pero de quién, lastimosamente, nadie se acordaba. El falleció en 1991, dejando un importante archivo, de miles de negativos. Me comprometí a rescatar esa obra y hacerla conocer al público. Zoila puso el archivo a mi disposición, con mucha confianza y amistad. Aquí va esta publicación ´El Perú profundo´, como un merecido homenaje al eximio artista que fue Teófilo Hinostroza, para que tenga un sitial de honor en la historia de la fotografía peruana”(1), confiesa Servais Thissen.

El Perú profundo de Teófilo Hinostroza ha sido elaborado por Servais Thissen, fotógrafo belga que lleva viviendo en Perú 40 años. Cuenta que llegó a la obra de Teófilo Hinostroza por casualidad, cuando intentaba hacer un registro de fotógrafos peruanos. El Perú profundo, que ha sido auspiciado por importantes instituciones nacionales y extranjeras, contiene poco texto, pero lo suficiente como para tratar de entender y conocer a Hinostroza. Lo que abunda, como es de esperarse, son fotos y más fotos bellísimas.

Es inevitable no asociar las fotos de Teófilo Hinostroza con las de Martín Chambi, el más universal fotógrafo peruano, algunos hasta le han llegado a llamar el Chambi del centro. Servais señala que “la comparación es valedera, porque tienen características comunes: los dos son de origen popular y campesino, y de habla quechua; siendo jóvenes, salen de sus pueblos respectivos para enrolarse como asistentes en estudios fotográficos, uno en Arequipa, el otro en Huancayo. Además de sus trabajos como retratistas, les interesaba mucho las vivencias del pueblo, con una visión indigenista original. Y se podría añadir que los dos, después de su muerte, pasaron al olvido durante muchos años, antes de ser reconocidos.”(2)

Así como hay similitudes también hay diferencias entre ambos, sostiene Servais. “Por ejemplo, el lograr primeros planos de rostros que no sean hechos en estudio, paisajes casi abstractos con predominio de líneas; otros con grises tenues, así como toma de detalles de vestimenta. Pienso que los dos son grandes fotógrafos, con amplio dominio de la técnica, pero sobre todo, por su enfoque novedoso del mundo andino, destacando la dignidad de las personas y los valores culturales del momento, aportando testimonios visuales de gran valor documental, etnográfico e histórico.”(3)

El estilo fotográfico de Hinostroza además me ha provocado una asociación con otros dos fotógrafos, el francés Henri Cartier-Bresson (1908-2004) y el mexicano Juan Rulfo (1917-1986).

El rescate de la obra de Teófilo Hinostroza la inició Thissen hace más de dos años, con dos exposiciones que precedieron al libro. La primera, en la galería de la Universidad Ricardo Palma (mayo 2007), y la segunda, unos meses después (noviembre), en la galería de la Universidad Católica. En ambas exposiciones Hinostroza nos impresionó, a Rici y a mi, y nos dejó ávidos por conocer más sobre su obra, y para eso llegamos hasta Servais, con quien ahora nos une una amistad.

El Perú en el lente de Hinostroza
Teófilo Hinostroza (1914-1991) nació en Colcabamba (Huancavelica), pero la mayor parte de su vida transcurrió en Huancayo, la capital del departamento de Junín. Llegó a la fotografía a los 15 años, como aprendiz del fotógrafo huancaíno Fortunato Pecho. A los 23 años (1937) abrió su estudio Foto El Arte, en el que trabajó durante 48 años, hasta 1985, pocos años antes de su muerte. Su estudio, fue, no sólo el local fotográfico más concurrido, sino un centro cultural por donde pasaban personalidades locales y nacionales, entre ellos, su amigo, el escritor José María Arguedas.

Hinostroza recorrió el centro y sur del Perú, registrando paisajes, fiestas tradicionales y religiosas, personajes locales y actividades agrícolas. Hasta ahora no han podido cuantificar el archivo fotográfico, pero Thissen cree que podía llegar a unos 10,000 negativos en blanco y negro, sin incluir los numerosos retratos de estudio. Hinostroza, además produjo documentales en 16mm y a color, en la década de los 50. Varios de ellos son material inédito, excepto Tarpuy (1959), en el que muestra la siembra de la papa en Ñahuinpuquio (Huancavelica), y que fue exhibido, por única vez, en el Museo Nacional de la Cultura Peruana (Lima).

A Teófilo Hinostroza le encantaba la música, aprendió a tocar quena cuando tenía 5 años. En sus fotos se puede observar la predilección que tenía por plasmar a músicos en festividades populares y con diferentes instrumentos, como las que se observan arriba.

“Era una tranquila y soleada media tarde de octubre de 1966. Yo caminaba por la calle Real de Huancayo, entonces no tan bulliciosa como ahora. El sonido del yaraví ´La colina´ en quena inundó mi alma. Subí por una escalera y di con una sala grande llena de fotos murales en blanco y negro. La música emanaba de una quena tocada por un hombre solo, sentado, con los ojos cerrados, en una actitud de dulce ensoñación y gozo místico.”(4), recuerda Leo Casas Ballón, su amigo y discípulo.

Hinostroza dio recitales en varios departamentos de Perú, fue profesor de música y danzas en la Universidad Nacional del Centro y director del Departamento de Música de la Casa de la Cultura de Huancayo. En 1975 la BBC de Londres difundió varias de sus interpretaciones, y fue reconocido como mejor músico del Perú.

Notas
(1) El Perú profundo de Teófilo Hinostroza. Servais Thissen. Sic Ediciones (2008). Pag. 7.
(2) Ibid. Pag. 31.
(3) Ibid. Pag. 31.
(4) Ibid. Pag. 175.
Foto: Autorretrato de Teófilo Hinostroza (publicado en el mismo blog)