lunes, 23 de enero de 2017

+UNA MIRADA A LA PATRIA CHICA



Las atractivas elevaciones, sucesión de planicies, las pintorescas quebradas, la vegetación colorida, en la travesía hacia Pampas Tayacaja, cual circunspectos cuidadores de la ciudad, continúan firmes en el tiempo, aun cuando se puede constatar alteraciones irreversibles y no renovables como la penosa desaparición de los batracios,  perdida de importantes fuentes de agua como el emblemático Valiana puquio, la contaminación del legendario Opamayo, perdida de áreas agrícolas, alteraciones de los paisajes de Viñas, Atoc y las faldas del Cerro San Cristóbal, la desaparición casi total de los humedales a lo largo del valle, entre otros aspectos negativos, no hacen sino revelarnos los cambios que experimentamos en el ecosistema y que sin meditar en las perversas consecuencias que ello conlleva no se toma ninguna acción de protección ni siquiera de mitigación.

Es por demás lamentable que estas desventuras ocurran, lo que en buena cuenta rompe la belleza natural del hermoso valle y en cambio vienen siendo visiblemente remplazados por edificaciones desordenadas, precarias, al parecer sin ninguna planificación urbanística, solo dando una impresión óptica desagradable y deformada.

Sin embargo, más allá de esta mirada crítica y hasta se diría pesimista, pero al fin realista, también encontramos aspectos positivos traducidos en desarrollo, en este campo la reciente inauguración de la carretera Imperial-Pampas, a todas luces representa una obra de enorme importancia, porque no solo se trata de una vía adecuada, técnicamente bien construida; esta infraestructura vial,  aparte de facilitar la movilización ágil y segura, reduciendo tiempos de viaje, fortalece los nexos de integración económica, social, cultural, no solo al interior de la provincia, sus distritos y todo su ámbito, sino que nos articula con toda la región en su conjunto en mejores condiciones, al generar un mayor y más dinámico flujo de unidades de transporte y por ende de personas.

En ese orden de ideas es preciso citar como aspectos resaltantes obras como el Ovalo de Rumichaca del que sugerimos sea mejorado y perfeccionado para convertirse en una suerte de identidad, también es positivo la pavimentación y semaforización del cercado, de edificaciones como el Coliseo, el Mercado, la aparición de nuevos y modernos centros educativos, la construcción de la hidroeléctrica Cerro del Águila, y como no las gestiones y luchas por la creación de la Universidad Nacional de Tayacaja Daniel Hernández Morillo.

Desde una mirada imparcial, estos sucesos son los que han marcado en las últimas décadas el perfil de Pampas Tayacaja, admito que debo haber omitido alguna obra de envergadura, pero creo lo descrito de alguna forma revela los aspectos medulares sobrevenidos en la provincia, frente a los mismos resulta impostergable que las autoridades, pobladores y todo pampino de corazón desde donde se encuentre y desde la posición que pueda ostentar, brinde su asistencia, orientando las acciones al desarrollo preservación de la belleza e integridad de nuestro añorado valle.

Desde Santiago de Chile, va esta breve nota que coincide con el festivo mes de enero y por ello, a manera de homenaje a nuestra Santa Patrona la Santísima Virgen Purísima, dedico con entrañable afecto y solidaridad humana a mis queridos paisanos pampinos.

MAGNO GUTIÉRREZ ENRÍQUEZ
Colaborador de Saposaqta