sábado, 14 de enero de 2017

PAMPAS DE FIESTA



La ciudad de Pampas Tayacaja celebra la tradicional Fiesta de Enero o Fiesta en honor a la Santísima Virgen Purísima Patrona de la ciudad,  entre el 10 y el 25 de enero.

Este año los mayordomos de esta festividad son los esposos Jorge Perez y Elsa Quijada, quienes han invitado a toda la comunidad tayacajina a esta tradicional fiesta, donde los concurrentes podrán rendir homenaje a la Mamacha Patrona de la ciudad con un programa especial religioso de novenas, misas y procesiones.

Son días de culto religioso en honor a su Mamacha Patrona, durante nueve días, iniciándose el día 10 con un Santo Rosario a la 7 de la Noche y luego, un brindis en la Plaza Principal, al frente de la Iglesia, al son una orquesta típica del centro, mientras van circulando los famosos “calientitos”  de pura caña de la zona.

Al día siguiente continúa los cultos similares al primero y así hasta el día 18 conocido como el fin de las novenas o “Remate”. La tradición exige que esta última novena sea la mejor. Además es el día de llegada de las mejores bandas de la comarca. Algunos años viene la conocida Banda Show Tupac Amaru,  otras la Banda Monumental de Jauja.

El día 19 es la víspera del día Central por lo tanto la noche se presenta propicia para los encuentros de amigos y familiares que llegan a gozar de su tradicional fiesta. Vienen de la ciudad de Huancayo, Ayacucho, Lima, Pucallpa o diferentes rincones del Perú. Algunos vienen de Italia, Estados Unidos, España o Argentina. Es la Fiesta del gran encuentro de pampinos.

Y llega el Día central y desde muy temprano se van escuchando cohetes y bombardas, para dar paso a la Solemne Misa en la Iglesia principal de Pampas, donde la Patrona de la ciudad, engalanada en un hermoso trono,  es cargada en hombros por sus devotos por las principales calles de la ciudad, ante los fieles que a paso lento elevan sus plegarias al cielo clamando favores y bienestar para todos.

Luego de este acto religioso los concurrentes vestidos con sus mejores galas, danzan en la Plaza al son de mulisas y tunantadas muy de moda actual, para luego concurrir al “Jala Pato” hoy modificado por jóvenes amantes de los animales al adornar al pato en una canasta y colgarles cintas de seda para ir tirándolas, al son de la banda y cada una con un compromiso para el siguiente año. Paralelamente se realiza en la Plaza Principal el famoso Corta Monte, que llega a prolongarse hasta cuando la ciudad ha encendido sus luces.

Los siguientes días es la retribución de los seguidores de esta fiesta, mediante la entrega o regalo de toros y toretes de diferente kilaje. Se cuenta que antaño los Mayordomos de la Fiesta de Enero recibían de 200 a 300 vacunos como muestra de colaboración de la feligresía. Esta entrega se realiza en diferentes barrios del hermoso valle de Pampas. El más pintoresco se realiza en el cerro San Cristóbal. Antiguamente la entrega de toros era en las faldas del cerro, pero en la actualidad es en la parte baja porque la zona se encuentra poblada de casitas de nuevos habitantes de la ciudad, producto del desplazamiento producido por los años de violencia política.

Toda la fiesta es rematada por una tradicional corrida de toros de pañuelo (como la llaman). Estos nobles animales solamente son jugados y no llegan a matarlos cruelmente como en otras plazas de toros.

Luego de 15 días de fiestas y jaranas, los concurrentes visitantes regresan a sus respectivos destinos tristes y melancólicos. Otros felices con alguna conquista amorosa pasajera circunstancial de por medio, jurando y prometiendo a la Mamacha volver el siguiente año. (Manuel Suárez Flores)