jueves, 16 de abril de 2015

EL BOSQUE NUBLADO DE AMARU



   


El Blog SAPOSAQTA se complace en publicar el presente artículo referente al cuidado y vigilancia que nuestras comunidades tayacajinas deben ejercer contra depredadores de las orquídeas del Bosque Amaru declarado Área de Conservación Regional por el Gobierno Regional de Huancavelica bajo la gestión del señor Maciste Díaz Abad en el mes de octubre del 2013. Esta zona donde se encuentra el Bosque Nublado Amaru tiene una superficie de 8,023 Has. y se ubica políticamente en la juridicción del distrito de Huachocolpa, provincia de Tayacaja, departamento de Huancavelica y es reconocida por la comunidad científica regional, nacional e internacional por la gran biodiversidad y presencia de especies amenazadas y de importancia comercial para las comunidades locales.

Tocar el tema de la conservación, siempre resulta ser el aspecto más espinoso y sin exagerar, truculento, por la acelerada destrucción de los hábitat que prácticamente son irreparables por las dimensiones del daño ecológico; por ello, el Bosque Amaru no es la excepción.

Cuando nuestro Equipo Científico descubrió el Bosque Amaru en febrero de 1999, era el más fascinante Bosque de Neblina, durante milenios, estaba oculto al mundo científico y mejor aún del mundo mercantil. En esa primera oportunidad, las MIRIADAS de especies de orquídeas estaban por doquier, ya en la copa de los árboles, en los troncos, las ramas, sobre las rocas, sobre los árboles caídos naturalmente, inclusive el suelo estaba alfombrado de ellas como si el arcoíris hubiera llovido sobre el bosque tiñendo de diferentes colores las flores de las orquídeas; allí estábamos como en el cielo con orquídeas. Era una alabanza florida a la maravillosa Pacha Mama en su nido de la región del Antisuyo.

Luego que hicimos conocer la apoteósica riqueza del Bosque Amaru, como por arte de brujería, empezó la depredación de sus especies de orquídeas, dirigido por el párroco polaco Eduardo Wantuch que operaba en la parroquia de Pampas allá por los años 1999-2001; según lo manifestado por testigos oculares de las zonas rurales de Huachocolpa (Tayacaja) que habían sacado hacia Matibamba, miles de especies del Bosque Amaru, con el cuento de la ropa vieja que llevaba para algunos feligreses, y a cambio les solicitaba que les colecten las orquídeas de Amaru.

Solo un heroico ciudadano huchocolpino, don Eduardo Pérez, hizo frente a este mal elemento del clero, vociferando frente a frente le dijo: “Usted es un ladrón de nuestras orquídeas, aléjese, no vuelva más….” El párroco les respondió “Hijo mío, ¡estás blasfemando contra dios!,  ¡Te vas a ir derechito al infierno! ¡El fuego eterno dará cuenta de ti! ¡Jamás tendrás el perdón de dios! ¡Fuera de aquí! El cura lo había botado de la casa de dios.

Amenaza efectiva o no, o alguna otra razón, el cura no volvió más. De este modo se había empezado la depredación de tan magnífica diversidad.

Este hecho nos causó profunda preocupación y nos obligó a hacer varios viajes para darles charlas a los huachocolpinos con la finalidad que tomen conciencia de la riqueza que tienen y la protejan, no permitiendo el ingreso de gente inescrupulosa que deprede las especies.

Algo de conciencia conservacionista se ha logrado, pero falta más, el problema de la limitada educación rural es muy grande, hay algo así como una apatía de milenios; solo queda educar y educar, sobre todo a los niños y a la juventud, que de ellos es el futuro.

Extracto del Libro “Amaru, paraíso de las Orquídeas”
Autor: Biólogo Benjamín Collantes Meza
Primera Edición, Octubre del 2014
Publicado por el Gobierno Regional de Huancavelica
(Gestión 2011-2015)