martes, 21 de abril de 2015

DIA MUNDIAL DE LA TIERRA






El Blog SAPOSAQTA publica este artículo en momentos que nuestro planeta atraviesa por un período de  honda preocupación. La depredación es cada día más grande por parte de consorcios internacionales de todo tipo, sin que los gobiernos de turno  apliquen políticas de defensa del medio ambiente. Presentamos seguidamente un pequeño diagnóstico actual de nuestro planeta en homenaje a este su Aniversario.


Cada 22 de abril de todos los años se celebra el día de la Tierra, el día de la Pachamama y nuestro planeta se encuentra gravemente enfermo por la intervención de los propios humanos que ha permitido y generado que mas de la mitad de los ecosistemas se encuentren dañados.

Nuestro planeta tiene una formación de 4,500 millones de años aproximadamente. Hace 560 millones de años aparecieron los primeros organismos pluricelulares iniciándose el periodo cámbrico en que la vida vegetal y animal estaba confinada a los mares. Tayacaja ya existía en ese período, según lo demuestran los materiales volcánicos existentes en un área que ha sufrido deformación  comprensiva de grandes regiones de la corteza terrestre.

Geológicamente, el territorio de Huancavelica tiene su origen en el período Precámbrico (hace 570 millones de años). A grandes rasgos, la parte norte del departamento se conformó en el Paleozoico (hace 245 millones de años), en función a levantamientos y plegamientos de materiales sedimentarios. La parte central del departamento se conformó en el Mesozoico (hace 65 millones de años), y a finales de ese período una nueva fase de plegamientos dio origen a la Cordillera Occidental. En el período Cuaternario, hace menos de un millón de años, se formaron glaciares en las partes altas, los que al derretirse conformaron con el tiempo valles glaciares en forma de “U” típicas de las partes altas.

Las zonas más cálidas están situadas en el extremo nororiental y suroccidental del departamento. El sector nororiental marcado por el rápido descenso que el río Mantaro genera en el extremo norte de la provincia de Tayacaja, posee, de acuerdo a la clasificación de Köppen, la categoría de “clima templado moderado lluvioso”, y en el límite con el departamento de Junín (Satipo), la categoría de “clima de sábana”, es decir lluvioso, húmedo, pero con estación seca.

En resumen, el departamento de Huancavelica, ubicado en plena sierra sur del Perú, presenta uno de los relieves más accidentados del país, y está formado por valles, quebradas profundas, altas montañas, caminos sinuosos y mesetas de poca extensión.

En los últimos 50 años los seres humanos han cambiado y deteriorado los ecosistemas  de forma más rápida que en cualquier otro período de la historia,  con la intención de satisfacer las crecientes demandas de alimento, agua, madera y combustible..

Aunque la explotación de los ecosistemas ha llevado en algunos casos, a una mejora de determinadas producciones como cereales, carne, pescado, etc. Otras han agotado sus propios recursos, ya que no alcanzan para las demandas actuales. El riesgo supone el hecho de que esta degradación afecte a la salud del hombre. Por ejemplo, la deforestación aumenta el número de agentes patógenos como la malaria, cólera y aumenta el riesgo de nuevas enfermedades. El uso indiscriminado e inadecuado de los suelos y la vegetación natural ha generado cifras alarmantes sobre cuanto territorio nos queda disponible aún en la Tierra.

El uso frecuente de maquinaria pesada y la tala indiscriminada de árboles, contribuyen a degradar los suelos. La emisión excesiva de humos y gases altera la formación química de aire y ocasiona un comportamiento irregular de las condiciones climáticas.

El cloro y el bromo eliminan paulatinamente el ozono y destruye la delgada capa que nos protege de los rayos UV del sol. Esta exposición es dañina para el hombre y la principal causante de cáncer a la piel y de perjuicios a la vista.

Como es sabido el calentamiento global o efecto invernadero se produce porque hay gases que impiden que una parte de la  radiación solar salga de nuestra atmósfera. Los factores que inciden en las condiciones del clima pueden ser naturales (erupciones volcánicas, incendios forestales) o antropogénicos, como el consumo de los combustibles fósiles.

Los océanos, los mares y las zonas costeras constituyen un componente integrado de los ecosistemas de la tierra y son esenciales para la seguridad alimentaria y el bienestar mundial. La recuperación y la explotación sostenible de los ecosistemas requeriría cambios políticos e institucionales de gran envergadura que hoy por hoy,  no están en marcha.

La Carta de la Tierra es una declaración de principios fundamentales que tiene el propósito de formar una sociedad justa, sostenible y pacífica en el siglo XXI. Busca inspirar en los pueblos un nuevo sentido de interdependencia y responsabilidad compartida para el bien de la humanidad y las demás especies que habitan la Tierra. Es una expresión de esperanza, así como un llamado de ayuda para crear una sociedad global  en un momento crítico en la historia.

Fuente: Archivo de Saposaqta