sábado, 18 de junio de 2011

A PROPÓSITO DE LA CREACIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE TAYACAJA


Difundida la noticia con el texto que literalmente dice “A las 13:00 horas del día de hoy, miércoles 01 de junio de 2011, el Pleno del Congreso de la República, luego de un intenso debate, por amplia mayoría en primera y segunda votación, a excepción del voto de dos parlamentarios de Unidad Nacional que se abstuvieron, aprobó el Proyecto de Ley Nº 4690 -Ley de creación de la Universidad Nacional Autónoma de Tayacaja "Daniel Hernández Morillo"- como persona jurídica de derecho público interno, con sede en la ciudad de Pampas, Provincia de Tayacaja, departamento de Huancavelica, sobre la base de la sede de la Universidad Nacional de Huancavelica en dicha provincia – han surgido incomprensibles controversias promovidas desde el interior de la Universidad de Huancavelica, que en una suerte de protesta recorrieron las principales vías locales e inclusive llegaron a Lima con aisladas manifestaciones, en rechazo claro está, a la creación de la referida Universidad Nacional Autónoma de Tayacaja (UNAT).

Sobre el particular, sin ánimo de acrecentar la controversia surgida, solo con la finalidad de rescatar el espíritu de un bien simbólico de inconmensurable valor como es la educación y recurriendo al sentido común y elemental principio de la autonomía universitaria, me permito señalar que precisamente la Constitución Política vigente en su artículo 18, refiere que “cada universidad es autónoma en su régimen normativo de gobierno, académico, administrativo y económico. Las universidades se rigen por sus propios estatutos en el marco de la constitución y las leyes”, entonces las supuestas preocupaciones por parte de la comunidad universitaria huancavelicana y ciertos sectores del entorno, no pasan de ser simplemente celos y temores ancestrales que al parecer una vez más se ponen de manifiesto en tiendas huancavelicanas; ya que aun cuando el dispositivo de aprobación indica que “sobre la base de la sede de la Universidad Nacional de Huancavelica”, no existe fundamento legal para dicha preocupación. Máxime cuando bajo mandato de la ley de leyes (La Constitución), es inconcebible e improcedente que a la Universidad huancavelicana se le quite, reste o se le suprima, presupuesto, personal, carrera académica o infraestructura alguna, con la creación y funcionamiento de la flamante UNAT. A mayor abundamiento y a efectos de evitar apreciaciones inexactas al respecto, cabe señalar que con la creación de una universidad nacional en una localidad como Pampas-Tayacaja, no existe favoritismo ni nada extraordinario, simplemente que el Estado está cumpliendo con su obligación de garantizar el derecho de equivalencia y el acceso a la educación en igualdad de condiciones.

Sin embargo, más allá de consideraciones técnico-legales o puramente formales resulta oportuno precisar que en un escenario como en el que vivimos (no una época de cambios sino en un cambio de época), la educación se configura impostergablemente en un instrumento indispensable para que no solamente los tayacajinos, sino la humanidad en su conjunto puedan progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social. Desde esa óptica, la educación en esencia, se constituye en un proceso permanente de enriquecimiento de conocimientos y como una estructura privilegiada de las personas y de las relaciones entre individuos, entre grupos, entre pueblos y entre naciones. La enseñanza superior a la que aspira legítimamente Tayacaja, servirá para crear, conservar y transmitir el saber en los niveles más elevados, conjugando equidad y excelencia. Es de dominio público que la enseñanza superior es uno de los motores del desarrollo económico, es también depositaria y creadora de discernimientos, además principal instrumento de transmisión de experiencias, cultura y ciencia. No obstante que su acceso económicamente resulta complicado para la juventud provinciana, más aun cuando en su ámbito cercano no dispone de un centro superior de estudios, como es el caso concreto que nos ocupa.

Entonces teniendo la educación superior además, la misión de permitir el desarrollo de talentos, y capacidades de creación de la comunidad de educandos que incluye, donde articuladamente cada quien logre responsabilizarse de sí mismo y plasmar su proyecto personal. No dudamos que La Universidad Nacional Autónoma de Tayacaja, posibilitara en la practica preparación para la investigación y desarrollo, para impartir enseñanza; oferta de carreras especializados y adaptadas a las necesidades de la vida económica y social principalmente de su ámbito regional; apertura para confrontar los múltiples aspectos de la vida cotidiana, explorara fuentes de cooperación internacional; pronunciándose con responsabilidad e independencia, respecto de los problemas éticos y sociales, asumiendo un empoderamiento intelectual que la sociedad requiere para que la ayude a reflexionar, comprender y actuar. Toda vez que la universidad alberga la riqueza intelectual de un pueblo, región o país.

asados en tales consideraciones, exentas de pasión, revancha o animadversión, instamos a nuestros co-departamentanos y todos aquellos que con su equivocada oposición solo estarían incurriendo conciente o inconcientemente en acciones de “lesa cultura”, a deponer posiciones controversiales, respecto de la creación de la Universidad Nacional Autónoma de Tayacaja que con orgullo lleva la denominación Daniel Hernández Morillo, ilustre tayacajino de talla y prestigio mundial, entendiendo que la educación constituye un bien colectivo que no puede hallarse sujeto preferencias u oposiciones de instituciones, personas o grupos. Reafirmando además, que los Pampinos amantes de la cultura, la paz, la justicia social, las relaciones amigables y afortunados por haber nacido en una tierra hermosa, acogedora y siempre generosa; en buena lid no cejaremos en nuestro propósito, multiplicaremos esfuerzos no solo para lograr el pleno funcionamiento de nuestra Universidad; sino para que la misma se convierta en una Universidad de donde egresen profesionales con formación humanista, lideres con competencia técnica y reconocida vocación de servicio. Por que como dijera Jaques Delors “LA EDUCACION ENCIERRA UN TESORO “ y Pampas Tayacaja, se lo merece.

MAGNO GUTIERREZ ENRIQUEZ

Colaborador de SAPOSAQTA
Correo: gutierrezmagno@gmail.com