viernes, 18 de julio de 2014

COLEGIO DANIEL HERNANDEZ DE PAMPAS TAYACAJA




NUESTRA DEUDA CON EL
 COLEGIO NACIONAL “DANIEL HERNÁNDEZ”

El año 1946 se crea el primer plantel de educación secundaria en la provincia con el nombre de “San Pedro”,  que es asimismo,  la denominación primigenia de la provincia de Tayacaja. El colegio (mixto) funcionó así, hasta 1958  fecha que por Resolución Ministerial se modifica su nombre por el de “Daniel Hernández” en homenaje al maestro fundador y director de la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú.

Desde entonces de sus cálidas aulas y luego de recibir fecundas enseñanzas, han egresado numerosas promociones, cuyos integrantes al paso de los años, han ocupado y  ocupan sitiales de privilegio en las distintas actividades de la experiencia humana. Sin embargo, no existe una Asociación de ex Alumnos que pueda amalgamar inteligencias y voluntades de los egresados y desarrollar acciones de colaboración con su “Alma mater”, en lo material y en lo espiritual.

Cuan valioso sería para los alumnos del colegio, recibir por ejemplo, cuadernos o libros al inicio de las labores escolares; no porque les falte, sino por el estímulo que entraña una donación de quienes a su tiempo estudiaron en sus aulas; o en la fecha de su aniversario presentar un concierto musical de categoría.

Si todos los ex alumnos hernandinos colaboran en la realización que acuerde la Asociación, sería ejemplo claro de gratitud con el “Alma mater” que las juventudes estudiantiles sabrían valorar en su exacta dimensión y nuestra provincia habrá dado un paso adelante en la consolidación de ese edificio cultural que tiene  Tayacaja como una tradición, pues, en sus tierras nacieron escritores de gran valía en el universo de la literatura peruana e internacional; pintores de gran nombradía,  músicos e intérpretes que gozan de gran popularidad.

El maestro Daniel Hernández al inaugurar la ENBA el 15 de abril de 1919 dijo una frase que sugerí como lema para el colegio: “ Miremos alto para llegar a la cumbre”. Saldemos esa deuda  y no olvidemos que: Tayacaja no es solo una provincia, es un sentimiento.

Carlos Zúñiga Segura
Colaborador exclusivo de Saposaqta