viernes, 21 de agosto de 2009

¿DIA MUNDIAL DEL FOLKLORE EN EL PERU?


Un 22 de agosto de 1846, en una revista publicada en Londres, el anticuario William G. Thoms consignó la palabra folklore por primera vez, este aparente intrascendental hecho, hizo posible que Thoms pasara a la historia. Se cumplen 163 años de este hecho. Han ocurrido cambios en la sociedad y en la naturaleza. Los países “desarrollados” han despoblad su campo. En los llamados países en vías de desarrollo los campesinos migran y las prácticas culturales se transforman. En esta situación ¿es posible seguir utilizando la palabra folklore en nuestro Perú?

Creemos que no. Todo cambia. En los últimos sesenta años ha ocurrido un aluvión migratorio hacia las ciudades de la costa. Igualmente existen millones de peruanos autoexpulsados a otros países.

Lima se ha convertido en un espacio que como diría José María Arguedas, ha hecho posible que se manifiesten Todas las sangres. Aquí reside una de las causas principales porque los géneros tradicionales de las diversas regiones del país se modifican y surgen nuevas obras de música y danza. La cultura andina está influenciando en casi todas las manifestaciones de arte, incluyendo las denominadas académicas. Y en las ciudades, el nuevo género por excelencia es la chicha. Música con una capacidad de resistencia y mutación como pocas veces se ha dado. Mas de treinta años de existencia le ha permitido bajar de los cerros de la ciudades, con música y danza propio de los campesinos para conquistar Lima y luego ganar los medios de comunicación social.

Para reflejar esta compleja realidad ya no basta la palabra folklore. Los cuentos, danzas, música y otras manifestaciones culturales principalmente de origen campesino, urbano y de tradición oral que agrupaban la palabra folklore han ingresado a un proceso de ebullición que es muy difícil señalar lo que ya es propiamente rural de lo que es citadino. Se han establecido diversos caminos y puentes cutos resultados son complejos. Por ejemplo, es imposible ubicar donde se encuentran los bailarines de la danza de tijeras o los intérpretes de Pum Pim, ¿en la ciudad o en el campo?

La mejor expresión para abordar este desborde popular, según la feliz frase de Matos Mar, denominada cultura popular: Porque engloba a todas las manifestaciones culturales que se han dado y que se están realizando actualmente en el campo y la ciudad.

Artículo del periodista Antonio Muñoz Monge
Diario La Primera, del 20 de agosto del 2009.