lunes, 3 de diciembre de 2012

PAMPAS: CRECIMIENTO O DESTRUCCION



Publicamos una reflexión muy interesante sobre el futuro de Pampas, en la pluma de nuestro colaborador Magno Gutierrez Enriquez

Con el mismo entusiasmo con el que nos pronunciamos cuando ocurren gratos acontecimientos dignos de todo reconocimiento en afirmación de nuestro añorado terruño, en esta ocasión pretendemos llamar la atención respecto de la nostálgica cuando no preocupante discordancia que se observa no solo a nivel de la urbe, sino en el valle mismo de Pampas Tayacaja,  manifestado entre otras desproporciones en la ciudad-por la aplicación de la cultura fenicia en su mas cuestionable extremo, que la viene convirtiendo en una bulliciosa, desordenada, irrespetuosa y hasta descuidada localidad, arrebatándole su otrora condición de  serena, acogedora, limpia y tradicionalmente  ciudad preciosa, por la que los Pampinos de corazón anhelamos sentimientos sin tiempo ni distancia para servirla, amarla y recordarla por toda la vida.

Si bien el paisaje de la región sierra generalmente presenta la regularidad de montañas, planicies y quebradas de caprichosa configuración física y difícil acceso con una suerte de monotonía territorial, en esta misma región existen sectores privilegiados que por su   singular disposición espacial despiertan admiración  como ocurre con el valle de Pampas, que desde su nacimiento se abre paso hacia un extenso y hermoso valle con apariencia de una inmensa mesa de billar adornada por especies arbóreas, arbustivas y colorida presencia de animales en pastoreo, celosamente circundado por enormes montañas y modelados por los caprichosos meandros del legendario Opamayo, que le otorga un ambiente alegre, continuo  y siempre primaveral, brindando a su vez una bella sensación óptica de invalorable aprecio, por su excelente y excepcional configuración geográfica, constituyéndose en un afortunado regalo de la naturaleza para propios y extraños, toda vez que no solo se circunscribe al aspecto puramente paisajístico, sino que además, representa un recurso natural altamente productivo para su población.

Por las anotaciones señaladas, no dudo que colegirán conmigo la preocupación de que una generalizada actividad comercial desordenada, invasora, que adolece de la mas elemental planificación, sentido de orden y principalmente que no siente respeto por la población, a la par de un  crecimiento urbanístico desordenado que no solamente compromete los ámbitos urbanos, sino la hermosura del valle, representan un potencial riesgo que quizá en el escenario actual no sea percibido en su verdadera dimensión, mas con el correr de los años podríamos estar lamentando de no haber actuado en su oportunidad y no  tardíamente como siempre suele suceder.

Debe quedar claramente establecido que nuestra preocupación para nada se opone al crecimiento y desarrollo de la ciudad, a la actividad comercial que dinamiza la economía local generando ocupación e ingresos, siempre y cuando sean desarrolladas dentro de los marcos del orden, respeto, con planificación armoniosa y coherente, pero sobre todo conservando y evitando la incidencia de impactos negativos para la integridad de la población y el precioso valle de Pampas, expresar inquietud por esta plausible causa considero de alguna manera es tarea de todo verdadero Pampino y en mayor medida de las instituciones oficiales que deberían actuar con firmeza y rigurosidad, a fin de que nuestro querido Pampas Tayacaja, siga siendo el lugar añorado  y admirado por sus hijos y por todas aquellas personas que la visitan.

MAGNO GUTIERREZ ENRIQUEZ
  COLABORADOR DE SAPOSAQTA
Correo: gutierrezmagno@gmail.com